Mara Aguirre
  Poetas Dilectos
 

Esta sección está dedicada a aquellos colegas poetas que admiro, respeto y conozco al punto tal que los cito y hago una reverencia mientras tanto.

Laureano Driussi
Argentina

I

muerte: cicatriz conclusa
palabra que designa la ablación
definitiva del lenguaje
la ablación del habla
la ablación del alma
la ablación de todas las palabras
que comienzan con la letra a
como ablación
acción y efecto de cortar separar quitar
que en sus orígenes paganos
debió de haber comenzado
con la letra h
muda ahora
(sólo ahora muda)
la muerte es el silencio absoluto de las haches
silencio absoluto del ahora y lo absoluto
que es la vida que la muerte calla

la hablación del alma silencio
la hablación del habla poesía

muerte: aplastamiento final de las gotas
curación del féretro
útero
de generosa madera
roja entraña ya sin sangre sin hilo sin tijeras
para el carpus corroído de tus manos

harapos de semas

abla
alma
aora

muerte: que florezca
vida
tu semilla de parálisis


II

no importa que al principio
sean minúsculas muertes de insectos en la casa
esas muertes
esas
defunciones voluntarias
anteceden fatalmente a las demás
(es imposible elegir lo que muere
como es imposible elegir lo que vive)

enseguida empiezan a morírsete las cosas
las cosas tienen esa muerte única
esa muerte leve, lúcida
como la repentina muerte de un bebé
o como la muerte de un árbol

y hasta el vino en la copa se te muere
en la boca el poema, en los labios
el beso, la caricia
en la mano
muere precisa, puntual

los amigos

y cosas más importantes
como la locura, los ríos o los trenes

por eso
no importa cómo empiece
-quedamente o con furor suicida-
te lo advierto
cuando la tarde caiga
no seremos otra cosa que fantasmas
ordenando sus fantasmas en la noche nítida

Yamileth Latorre Quintana.
(Perú)

La retirada

Afirmo.
Contradigo.
Estallo en una palabra.

Me retracto.

Reafirmo.
Vuelvo a contradecir.
La palabra estalla en mí.

Ya no me retracto.

Es una guerra,
de silencios malheridos,
de palabras desgastadas.

No quiero decir nada.

Confidencial

Ejerzo oficio de espía
oculta
liviana
serena
me alío con la penumbra
avanzo contra la pared
disimulo cada paso
me cuido la espalda
escapo de los gatos delatores
del ajuste de cuentas
de otra sombra anónima
de las prostitutas de esquina
de las linternas y faroles
de los vigilantes de la noche
(y la lumbre de sus cigarros)
del repentino plenilunio
escapo
espío
escapo
espío
reviso el manual de sospechas
y anoto todo lo que veo
pero callo todo lo que anoto.

Melina Cavalieri
(Argentina)

Uno

Alguien cavila agonía entre coágulos de insomnio:
Morder la muerte no es morir.

Ignora
la osadía del antojo
matiz albi-negro de la risa
conjuro de un devenir más claro.

Opta
por la quietud
-ambigua-
del desconsuelo.

Hoy Alguien muere de soledad bien despierta

Dos

Alguien sacude pesadillas en parpadeo innato.
Sin embargo el horror:
Libertad no es podredumbre.

Hiere la certeza
de una elección finita.

Trashuma ironía
la necedad del llanto.


Ahora Alguien sabe que la realidad es cierta.


 
  Hoy habia 1 visitantes (6 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=